Carta a diputados y senadores

Correo enviado por Vicente Valero a diputados y senadores, en el que hace referencia a la cuestion del rescate europeo a españa y el del gobierno central a las autonomias.

Señoría:

He acabado de documentarme sobre un incidente del pasado 20S, en el que 4 personas con necesidad de apoyos generalizados se plantaron en la sede del Consejo de Europa en Madrid para hacer entrega de sendos escritos a los responsables de las máximas instancias europeas (presidente del consejo, parlamento, comisión y BCE) y esperar respuesta.

En un principio me acojoné al ver que eran conocidos del Foro de Vida Independiente; vinieron a mi memoria las tristes circunstancias que se vivieron en un encierro, que terminó en secuestro, en la sede del IMSERSO en 2006. Por los pelos se salvaron porque el trato que sufrieron fue denigrante y doy las gracias a todos los diputados que en aquella triste fecha se interesaron por el estado de los secuestrados.

La actuación de las fuerzas de seguridad del estado fue…genial… eso de dejarles toda la noche con las luces encendidas, el hilo musical a toda pastilla y el aire acondicionado en modo congelador.

Por eso me preocupé cuando vi las terribles imágenes de los sucesos del Luis Vives en Valencia, con inspector jefe por medio, que emuló al del secuestro del IMSERSO. No me extrañó cuando me dijeron que a la Secretaria de Estado que propició la intervención policial en el IMSERSO la ascendieran tiempo después a delegada del Gobierno en Madrid.

Pero a lo que iba, como no puedo rascarme la nariz, ni levantar una pluma, pues eso….que los golpes que veo repartir en los telediarios como que me espantan. Las escenas de los últimos días me han quitado horas de sueño, ver el gracejo y soltura con que se mueven las muñecas de los policías me fascina. La puntería en golpear la cabeza, me pone. Eso de tener a una persona tumbada en el suelo de espaldas, retorciéndole los brazos el policía que se encuentra sobre el detenido, y el punto de gracia que le da el que llegue otro y deje caer el peso de su cuerpo, apoyando la rodilla sobre la cabeza… Me ha hecho recordar el correo que le mandé tiempo atrás para ver si se podía poner un numerillo en los chalecos de la policía para identificarlos, no es cuestión de dar una condecoración a quien no se ha hecho acreedor a ella. En Alemania los antidisturbios van numerados, seguramente porque cobran productividad en función del trabajo que realizan.

Y en medio de esa pesadilla me llega un correo de un amigo tetrapléjico, por traumatismo, en el que me pide que firme una petición para que no se cierre el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

Evidentemente la firmé porque muchos compañeros que han pasado por allí reconocen su necesidad, dado que en “provincias” no hay ningún centro con tantos recursos para la rehabilitación de los “rotos”, como dice mi amigo. Desde luego en Valencia no hay nada similar, durante milenios la unidad de parapléjicos de la fe ha estado en un semisótano y la única luz y sol que veían los ingresados era en fotos.

Pero en fin, acabo de volver al enlace y he visto que se ha cerrado la recogida de firmas porque dice el que la abrió que el Hospital no corre peligro. Debe de ser porque vieron mi firma. ;-))

Creo que todos los parapléjicos estarán de acuerdo conmigo en que en la formación de los policías antidisturbios debería de incluirse unas prácticas en una unidad de parapléjicos o afectados de daño cerebral. Y no quiero que pueda usted pensar que soy parcial y solo veo la intervención de los cuerpos de seguridad, el hecho de que en los pasados incidentes de Madrid un policía perdiera la vista de un ojo es exacrable (lo cierto es que la noticia decía que había perdido un ojo, quiero pensar que solo fue la visión). La pérdida de la vista….

Volviendo al principio, a lo de la visita a la delegación del consejo europeo, le invito a que vea el desarrollo de los acontecimientos y lea los escritos que se entregaron, para mayor comodidad se los adjunto descargados y le paso el enlace del foro (ver de bajo a arriba) donde se hace el relato de la acción.

Me llenó de alegría el ver que dos europarlamentarios españoles acudieron a la delegación y hablaron con los cascaos. Entonces me di cuenta que la delegación de la Comisión tiene rango de embajada y pensé: “estos han tenido en cuenta lo del IMSERSO, en una embajada no puede entrar la policía”.

Lo que pedían en sus escritos los cascaos es que la UE condicione el socorro a los países endeudados a que no tiren por la borda a los que precisamos apoyos personales para todo.

Le voy a explicar porque estoy totalmente de acuerdo, porque le afecta a mi culo. Ya sabe que no puedo rascarme la nariz, respira por mí un aparatico durante muuuchas horas al día, los mocos me los sacan con una sonda,… y como ando tieso de personas que puedan prestarme los apoyos que preciso, pues me apaño con el programa de apoyo que gestiona COCEMFE en Valencia, en dicho programa se atiende a lo más florido del casquerio. Y a mí concretamente me presta servicio de levantar y acostar los fines de semana y festivos (excepción hecha de nochebuena, navidad, año nuevo y reyes). Luego tengo dos horas de apoyo por la mañana dos días a la semana.

El caso es que en julio empezó a extenderse el que COCEMFE iba a presentar un ERE porque estaban tiesos los bolsillos y nos les fía ni el carnicero. Yo ni caso, me acordaba de que el más honorable valenciano dijo el 27 de septiembre del año pasado, en RNE, que no se recortaría en políticas sociales. Cuando llegó el correo electrónico diciendo lo del ERE me escribieron varios compañeros de penas diciéndome que eso del ERE era que nos iban a reducir las horas de atención que recibíamos. Contesté que era materialmente imposible reducirnos las horas de apoyo porque los que estábamos en el programa era precisamente porque si se retira el apoyo nos vamos al hoyo.

Pero las cosas han seguido y los papeles para el ERE se han presentado y nos vemos con la amenaza de que se cumpla y no podamos levantarnos para hacer los sacrificios como todo el mundo.

No me extiendo más, le adjunto el archivo con la última carta que hemos dirigido a la autoridad competente, y le ruego que haga lo que le dicte su conciencia para evitar que podamos vivir todo el tiempo que dura la crisis. Si el estado financia a las comunidades en dificultades, que condicione dicho socorro a que se atienda en primer lugar a los apoyos a quienes no tenemos autonomía. Y no se trata de que queramos más o menos pagas o subvenciones, se trata simple y llanamente de que no se minoren las horas de asistencia. Horas es lo que necesitamos y el hecho de que las presten las asociaciones de cascaos severos, a través de la confederación, es lo más racional.

Por cierto, se me acaba el tiempo, se acerca el ERE.

Un saludo

Vicente Valero Sanchís

Autor: Vicente Valero Sanchís.