Carta abierta a Anxo Quintana

Este atrevimiento se justifica por la gravedad de la materia. He leído en La Voz de Galicia una noticia en la que una persona dependiente, Marita, dice la noticia que se llama, afirma que no recibe una prestación de asistencia personal porque Fundación Galega para o Impulso da Autonomía Persoal e a Atención ás Persoas en Situación de Dependencia no reconoce un informe social emitido por una trabajadora social municipal y exige uno de una asociación privada, que deduzco tiene concertada la prestación del servicio.

Resulta razonable pensar que la administración contrate la gestión de servicios, pero no resulta ajustado a derecho el que una administración no acepte un informe de otra y exija que lo haga una entidad privada. El hecho de que para la elaboración de un informe social se tenga que acceder a datos de carácter personal, que la ley establece que para el acceso a los mismos se precise autorización expresa del interesado, hace que sea imposible que la administración delegue en el sector privado una competencia que debe ser ejercida por funcionario público. Cuestión distinta sería que una entidad privada establezca y financie un servicio, exigiendo como condición un informe social emitido por personal propio, pero con cargo a fondos públicos resulta imposible.

Al margen de consideraciones jurídicas, el 13 de junio de 2005 dijo que el punto cuarto de su programa electoral era: 4. Implantar el código ético con la intención de acabar con la corrupción y el nepotismo y el clientelismo en la Administración pública gallega.

El hecho de denegar una prestación por negarse un ciudadano a facilitar datos para la elaboración de un informe social a una entidad privada convierte en héroe a quien se niega a someterse a tal atropello y en, ponga aquí el adjetivo que considere, a quien lo respalda.

Su condición de profesional sanitario le hace conocer las limitaciones funcionales que la ciudadana de la noticia tiene y el alto precio que por mantener el estado de derecho está pagando al no recibir los apoyos que precisa.

En virtud de cuanto antecede le pido que personalmente se implique en la solución de la situación que cuenta la noticia, evitando que la corrupción, el nepotismo y el clientelismo que a tantos gallegos obligó a abandonar su tierra siga imperando en Galicia. No permita que el asunto llegue a los tribunales porque para cuando se resuelva la demanda, la dependiente no podrá recuperar el tiempo que esté sin los apoyos que precisa.

Vicente Valero Sanchis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*