Experta italiana habla de la exitosa inclusión de niños discapacitados en su país

Anna Contardi

Anna Contardi, coordinadora de la asociación italiana de personas con síndrome de Down de Roma, dice que “en Italia no existen las escuelas diferenciales, me parece que esa es la pauta a seguir, el ejemplo que los países deberían considerar para avanzar en materia de discapacidad”. La especialista participó en un seminario organizado por la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales y la Fundación Down 21.

La inclusión de estudiantes con discapacidad en el sistema escolar fue el tema central que se analizó en un seminario organizado por la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales y la Fundación Down 21.

Una de las invitadas al encuentro fue Anna Contardi, coordinadora de la asociación italiana de personas con síndrome de Down de Roma, Italia, quien analizó las políticas de inclusión de estudiantes discapacitados que se realización en su país a partir de los años ’60.

“Italia es el único país del mundo que ha logrado incluir alumnos en situación de discapacidad en clases regulares. En Italia no existen las escuelas diferenciales. No es porque yo sea italiana, pero me parece que esa es la pauta a seguir, el ejemplo que los países deberían considerar para avanzar en materia de discapacidad”, afirmó la experta.

Contó que la historia comenzó al final de los años ‘60. En Italia en aquellos años hubo una revolución cultural porque al centro de esta revolución estaba la esperanza de una sociedad mejor y más inclusiva para todos.

“Muchas veces se habla de estos años como los años de la integración salvaje, porque todos iban a las escuelas y preguntaban yo quiero inscribir a este chico. Fue un fenómeno de masa, fue un movimiento muy fuerte en Italia y millares de niños con discapacidad dejaron los institutos y las escuelas especiales”, recordó.

Legislación

Este movimiento de la población terminó convirtiéndose en una ley en 1971. En esta se estipulaba que todos los niños con discapacidad exceptuando las más graves tenían el derecho de frecuentar la escuela regular.

Luego se obtuvo un nuevo triunfo cuando en 1977 el Parlamento estableció el derecho a la integración escolar para todos los alumnos con discapacidad entre los 6 y 14 años independientemente de la gravedad.

Fue el año en que se cerraron las escuelas especiales porque no las necesitábamos. Fue un momento muy fuerte. No todo era fácil, no todos estaban felices, pero fue una afirmación muy fuerte” dijo la coordinadora de la Asociación Italiana de personas con síndrome de Down.

Unos años después habría una sentencia de la corte constitucional que establecía el derecho de todos los alumnos también a frecuentar la escuela superior. Así que no solo se permitía a los alumnos con discapacidad asistir a la escuela obligatoria sino que podrían continuar sus estudios.

Fue así que finalmente en 1992 se aprobó en el Parlamento la ley más importante que habla sobre todos los derechos de una persona con discapacidad, dentro de los que se encuentran la salud, el acceso la escuela para la integración social y a los servicios sociales.

Causas del éxito

Según Contardi, una de las razones del éxito son las características del sistema educativo Italiano donde la mayoría de los chicos van a la escuela pública de calidad. La escuela privada en Italia es minoritaria.

“Claro que esto ha influido muchísimo sobre el sistema de la escuela y sobre la inclusión escolar. Porque claramente una ley del estado va a influir mucho más sobre la escuela pública que sobre la escuela privada”, aclaró la italiana.

“Este sistema produce un beneficio tanto para el discapacitado como para la sociedad en general”, aseguró.

Según la asistente social italiana “en los últimos años mucha investigación internacional ha demostrado que los resultados de los chicos que están en la escuela inclusiva son más altos en los currículos académicos que los chicos que estaban en la escuela especial”.

Y agrega que por otro lado la experiencia de la escuela de integración produce un crecimiento en general de la sociedad, porque se aprende a respetar las diferencias. Claro que si tu vives desde niño en un lugar donde te encuentras cada día con personas que son diferentes que tú, con el tiempo comprendes que todos somos diferentes”.

Rol del profesor

Clave es el rol del profesor de apoyo, plantea. “Este es un profesor especializado que con el profesor de la clase sigue el proyecto educativo individual del alumno con discapacidad. La media es de un profesor de apoyo para dos alumnos con discapacidad”.

Otra característica es el número de alumnos por cada clase. En la clase donde hay un alumno con discapacidad la ley dice que no tiene que ser más de 20 ó 22 alumnos. Esta no es una regla pero según los expertos es preferible no poner a más de un alumno con discapacidad en la misma clase.

“Yo creo que la experiencia Italiana ha demostrado que es posible hacer un recorrido útil para las personas con discapacidad y también para toda la sociedad. Claro que es necesario tener una ley que establece el derecho a la inclusión, pero también una ley que da reglas para organizarse para hacerlo” Concluyó Anna Contardi.

Santiago de Chile, 24/04/2012. AUTORA: Patricia Schüller. FUENTE: Nacion.cl