La convención sobre discapacidad obligará a España a cambiar al menos siete leyes orgánicas

Según un catedrático de Filosofía del Derecho de la Carlos III

Madrid, 10 de diciembre de 2008

Rafael de Asís Roig, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid, advirtió hoy de que la normativa española relacionada con la discapacidad va a chocar en algunos puntos con la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y, por ello, obligará al Gobierno a modificar al menos siete leyes orgánicas y varios aspectos del derecho español.

Roig, coordinador de un trabajo sobre el impacto de la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en el ordenamiento jurídico español, encargado por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y por la Fundación ONCE, compareció hoy en la Comisión de Discapacidad del Congreso de los Diputados.

En su intervención, el catedrático subrayó que, aunque la normativa española sobre discapacidad “ha avanzado mucho, va a chocar en algunos puntos con la convención, al encontrar problemas de acomodo.

Y es que, afirmó, muchos de estos cambios van a exigir decisión y diferencias en la manera de pensar, hasta ahora muy tradicionales.

Aunque los principales aspectos jurídicos del derecho español a los que afectará la convención de la ONU sobre la discapacidad serán el modelo social y la capacidad jurídica de las personas, el texto tendrá también relevancia en ámbitos como el de la salud, la investigación, la libertad y seguridad, el trabajo, o los servicios sociales, entre otros, apuntó este experto.

Concretamente, continuó, la Convención “nos obliga a retocar” cuestiones del Código Civil, del Penal, de la Ley de Enjuiciamiento Civil, de la de Enjuiciamiento Criminal, normativa en materia de educación y al menos siete leyes orgánicas.

Nos vamos a ver obligados a reformular toda esta normativa, algo difícil de hacer de un día para otro, pues nos enfrentamos a una tradición muy difícil de remover, pero no imposible, por lo que hay que ser valientes e intentarlo animó este jurista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*