La UE abre la primera oficina de derechos humanos de la ONU

Comienza una nueva era de cooperación entre ambas instituciones

Navi Pillay

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (HCDH), Navi Pillay, ha inaugurado esta semana en Bruselas la primera oficina de esa dependencia de la ONU en la Unión Europea, cuyos cimientos se situarán en Ginebra.

El encuentro ha permitido poner sobre la mesa una larga lista de temas en los que se centrarán ambas instituciones, como la promoción de la sensibilización de la opinión pública, de los medios de comunicación y de otras entidades sobre aspectos relativos a la discriminación por motivos de raza, género o discapacidad, y otros abusos relacionados con la migración y la pobreza en la región.

La Alta Comisionada de HCDH recordó que el organismo que dirige fue fundado apenas hace 16 años, destacando su presencia África, Medio Oriente, América Latina y Asia, con oficinas en 55 países. Así, La nueva representación en Bruselas constituye la sede regional de la dependencia número 11. “Europa era en muchos sentidos la pieza faltante en el rompecabezas, por eso es un gran honor para mí abrir esta oficina en la sede de la Unión Europea en Bruselas”, declaró.

La oficina trabajará a todos los niveles institucionales de la Comunidad Europea, esto es, entre el sistema de derechos humanos de la ONU y las instituciones europeas –con base en Bruselas, Estrasburgo y Luxemburgo–, y entre la ONU y los Estados europeos individuales.

Por su parte, la Comisaria Europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, acentuó que “la UE y el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos permanecen unidos en la voluntad y en los esfuerzos por conseguir que la discriminación sea una reliquia del pasado”, recordando que la institución Europea “desarrolla un papel muy importante contra toda forma de discriminación, tanto en Europea como en el resto del mundo”.

La nueva oficina de esta agencia de la ONU tendrá un papel fundamental en la institución, pues participará en la elaboración y puesta en marcha de políticas europeas. Además, permanecerá atenta a las actuaciones de la UE en la promoción y protección de los derechos humanos en todo el mundo, cooperando con el departamento de Exteriores de la UE en asistencia técnica, operaciones de mantenimiento de la paz, en los esfuerzos de mediación y de desarrollo, e iniciativas comerciales.

Navi Pillay destacó que los propios Estados europeos deben enfrentarse a muchos desafíos vinculados a los derechos humanos, por ello aseguró que “esta oficina ayudará a los países de la Unión a combatir el racismo y la discriminación, las violaciones de los derechos del hombre vinculados a la migración y a la pobreza, así como los déficits en materia de derechos económicos y sociales”.

15/10/2009. AUTORA: Nathalie Domínguez. FUENTE: Solidaridad Digital