Las familias con un hijo con discapacidad intelectual tienen un sobreesfuerzo económico de 30.000 euros, según FEAPS

COMUNIDAD VALENCIANA. Las familias con un hijo con discapacidad intelectual tienen un sobreesfuerzo económico de más de 30.000 euros, una realidad que se puso hoy de manifiesto en la celebración de la Asamblea General del Movimiento Asociativo FEAPS en la Comunitat Valenciana, que integran medio centenar de entidades.

Los dos temas principales de la reunión fueron el posicionamiento de FEAPS ante el copago que establece la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en situación de Dependencia y la presentación del estudio de sobreesfuerzo económico que supone para una familia tener un hijo o hija con discapacidad intelectual.

Así, el “Estudio del sobreesfuerzo económico que la discapacidad intelectual ocasiona en la familia en España-2008” ha sido elaborado por FEAPS con el patrocinio de ENDESA y la colaboración de Antares Consulting con el objetivo de evaluar el coste que la discapacidad intelectual ocasiona en las familias con el fin de intentar que las políticas sociales se adapten a la realidad.

Las familias que cuentan con una persona con discapacidad intelectual gastan al año de media entre 19.000 y 31.000 euros más si se valora las horas de dedicación, los gastos añadidos en salud, y desplazamientos, entre otros conceptos, y las pérdidas de oportunidades de empleo que conlleva. En el caso de la Comunitat Valenciana esta cifra es de entre 20.000 y 31.600 euros según estén o no en un centro ocupacional.

El indicador de medida que se utiliza es el de sobreesfuerzo económico, expresión en euros del valor de las horas extras de cuidado, del desembolso extra por razones de la discapacidad y del coste de oportunidad extra del individuo, es decir de las consecuencias económicas de la discapacidad en la familia.

Por tanto, es una medida que trata de cuantificar no sólo el gasto corriente extra en discapacidad sino las horas extra de dedicación no financiadas por ninguna administración, así como los costes de oportunidad del individuo, es decir, el capital que pierde por tener que dedicar sus esfuerzos a atender la discapacidad.

Dada esta situación, FEAPS Comunidad valenciana expresó que su desacuerdo con el copago que establece la Ley de Dependencia, “puesto que las familias que tienen en su seno una persona con discapacidad intelectual ya tienen que hacer suficiente sobreesfuerzo económico”. El estudio será presentado oficialmente en la Comunitat Valenciana el próximo mes de septiembre.

Por otro lado, la organización está inmersa en la actualidad en un proceso de reflexión que culminará en Toledo en el año 2010 con un Encuentro Nacional en el que se sentarán las bases del Movimiento Asociativo.

Europa Press, Valencia. 27/06/2009. FUENTE: EcoDiario.es

Acerca del Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*