Mas propone sustituir la ley de dependencia española por otra norma catalana

El candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, ha propuesto hoy sustituir la actual ley estatal de la dependencia por otra norma catalana, que promueva el “máximo grado de autonomía personal de las personas dependientes”.

En un acto electoral en la sede de la ONCE en Barcelona, Mas ha denunciado los malos resultados de la ley de dependencia impulsada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que además supone una “invasión” de competencias de la Generalitat y una carga de gasto por parte de las comunidades autónomas: “Legislan en Madrid, legislan mal y además pagamos nosotros”, ha resumido.

Para superar esta situación, Mas ha prometido que un hipotético gobierno presidido por él luchará por “pasar del modelo estatal de la dependencia a un modelo catalán de la autonomía personal”, que permita a las personas dependientes “escoger”, para que no se vean “condenadas a ir a una residencia” porque no hay alternativa.

“Haremos todo lo posible para que en Cataluña haya un marco propio para la autonomía personal. Nuestra aspiración es que este marco sustituya el marco español y que la ley de dependencia quede como un marco puramente estatal de referencia, pero no como la ley básica de funcionamiento en Cataluña”, ha explicado.

Mas se ha preguntado “qué quedará” del autogobierno si se ve “descabezado en el ámbito de las políticas sociales”, teniendo en cuenta que en el ámbito económico la Generalitat tiene una capacidad de intervención relativamente pequeña.

“Si recortan por todas partes las competencias en políticas sociales, sanidad y educación, la autonomía catalana quedará como una diputación administrativa. Para hacer de taquilla no hace falta tener el autogobierno”, ha apostillado.

Frente a las alertas lanzadas por sus adversarios políticos sobre sus presuntos planes para desmontar el Estado del Bienestar, Mas ha dicho no estar dispuestos a “tolerar estas falsedades.”

Mas ha subrayado que la “administración debe garantizar los derechos, la calidad de los servicios, el acceso universal a estos servicios y que no haya discriminación”, pero “otra cosa diferente es cómo se gestionan” estos servicios sociales.

El encargado de prestar los servicios no tiene por qué ser siempre la administración, sino que la familia, el asociacionismo el voluntariado y el mundo empresarial deben jugar su papel.

Mas ha asegurado que uno de sus objetivos es incrementar el complemento para las pensiones más bajas, aunque se ha negado a cifrarlo porque “tal y como están las arcas públicas es una grave irresponsabilidad prometer aquello que no se podrá cumplir en los próximos dos años”.

Sin saber exactamente el detalle de la situación financiera de la Generalitat, ha explicado que su intuición le dice que la cosa está chunga porque el año que viene la Generalitat deberá refinanciar 9.000 millones de euros cuyos sus plazos vencen, lo que representa una tercera parte del presupuesto de la Generalitat.

Lo que sí se ha atrevido a avanzar es en qué piensa destinar el primer dinero que le llegue al Govern a partir de la recuperación económica: A luchar contra el paro y a ayudar a la gente más vulnerable de la sociedad.

La anécdota del acto se ha producido cuando un periodista situado a su derecha, en un extremo de la sala, le ha dirigido una pregunta: “Tanto a la derecha no estoy acostumbrado a mirar…“, ha bromeado Mas, contorneándose para poder ver a su interlocutor.

Barcelona, 25 nov (EFE). FUENTE: ABC.es