Subir al tren

Subir al tren

Publicado en Levante el 27 de agosto de 2005 en el apartado noticias.

El pasado día 8 de agosto se daba noticia en LEVANTE de obras de accesibilidad en 4 estaciones de RENFE. Todo lo que comenta la noticia esta muy bien….pero…. la noticia esta diciendo claramente que se van a eliminar barreras en las estaciones, es decir se van ha hacer inversiones en infraestructuras (ladrillos). Las estaciones se van a hacer accesibles para poder acceder al andén. En aquellas que existan dos andenes, para evitar el paso sobre las vías porque esta prohibido, se van a poner ascensores. Eso es lo que he entendido de la noticia.

La cuestión está en que todo eso es solo una parte, necesaria pero insuficiente, de las actuaciones precisas para acometer la accesibilidad universal sin que exista discriminación. Veamos si me explico.

El problema fundamental esta en acceder desde el andén a la unidad de transporte (vagón). En el metro y el tranvía está resuelto, porque el andén y el vagón están a la misma altura. Se me podrá decir que los convoyes de metro se compran para una determinada red que esta en circuito cerrado, pero no se me podrá discutir que si existiera una unificación de altura de andenes y vagones de ferrocarril el tema de la accesibilidad estaría resuelto en gran medida.

Para resolver el problema de la accesibilidad hasta ahora lo más brillante que se les ha ocurrido a los técnicos ha sido la construcción de unas plataformas elevadoras que suben la silla de ruedas desde el andén a la dispar altura de cada uno de los vagones. Esa chapuza supone que para su utilización se precisa de personal que tiene que estar en cada estación para manipular el susodicho ingenio medieval, con lo cual solo tienen esas plataformas elevadoras las estaciones principales, las secundarias nada de nada. Y en las principales reza porque no esté estropeada o porque a la misma hora no tengan que salir dos trenes en vía distinta porque en ese caso no te quepa duda que el revisor cerrará la puerta delante de tus narices y verás partir el tren mientras tu dignidad queda por los suelos.

Las soluciones que se emprendan han de ser prácticas y razonables. Hasta la fecha la solución mas práctica de que tengo noticia ha sido el tren CIVIA, que es el nuevo tren de cercanías que RENFE ha puesto en funcionamiento, pero que solo está en servicio con muy pocas unidades en la red de cercanías de Madrid. Los demás tendremos que esperar. Lo bueno que tienen estos trenes es que han sido diseñados de modo que uno de los vagones tiene el suelo rebajado a la altura del andén y cuando para y se abren las puertas sale una plataforma que salva la altura y distancia entre el vagón y el anden. Con ello las personas con movilidad reducida: personas con equilibrio inestable y con necesidad de uno o dos puntos de apoyo (bastón o muletas), niños que utilizan sillas de bebes empujadas por sus progenitores, usuarios de sillas de ruedas… pueden acceder al vagón de manera autónoma en cualquier momento “sin necesidad de artilugios mecánicos” según figura en la publicidad del nuevo tren.

Si la misma idea que se ha emprendido en los trenes de cercanías, que el acceso a al menos uno de los coches que componen un tren tiene el piso rebajado o lleva una plataforma de acceso incorporada a uno de los coches de cada tren, se trasladara a los demás trenes, sobrarían todos los “artilugios mecánicos” en forma de plataformas elevadoras que tan solo se ofrecen en las grandes estaciones. Con el sistema que propongo se garantizaría el acceso al tren en todas las estaciones y apeaderos. Pero, sinceramente, una cosa tan razonable y fácil creo que es muy difícil que se lleve a la práctica porque supondría una perdida de puestos de trabajo en forma: despido del personal que maneja las plataformas y del encargado de articular la demanda de los usuarios de subir a los trenes con los recursos personales de RENFE y de contestar las reclamaciones, personal de acompañamiento necesario para que los pasajeros con graves limitaciones de movilidad puedan acceder al tren,….. Y es que una accesibilidad universal supondría que muchas personas con movilidad reducida podrían desplazarse de manera autónoma y dejarían de ser dependientes, con lo cual se dañaría ese yacimiento de empleo que, según los sindicatos UGT y CCOO, constituyen las personas dependientes, cuya atención están conveniando de espaldas a los beneficiarios: Partidos políticos, administración y sindicatos, bajo la premisa de establecer el copago para los beneficiarios con unas tasas de retorno para Hacienda y la Seguridad Social que de entrada son de casi el 50%.

De todas maneras la noticia de la eliminación de barreras arquitectónicas en las estaciones de RENFE en la Comunidad Valenciana es positiva. Muy positiva y esperanzadora. La única duda que me cabe es que afecta a cuatro estaciones y en la Comunidad Valenciana hay mas de 110, por lo que como quedan 15 años y 3 meses para que todas las estaciones y trenes sean accesibles, se tiene que adaptar una estación cada mes y veinte días; y parece como si todos los partidos políticos pensaran que no estarán en el poder el 3 de diciembre del 2020 para responsabilizarse del incumplimiento legal que contrajeron al aprobar la ley de Igualdad de Oportunidades y no discriminación. O será cierto lo que dice mi amigo Pepe: “Cuando remiten leyes que afectan a derechos de personas con discapacidad al BOE le estampillan un sello que dice: “Promulguese, pero no se cumpla”.

Pero también cabe que las adaptaciones que se hagan sean virtuales y una persona se orine en su silla de ruedas, delante de una puerta de aseo adaptado, en el tren EUROMED simplemente por el hecho de que la puerta del cuarto de aseo mide 60 cm y las medidas antropométricas de una silla de ruedas son de 70 cm. ¿Quien ha certificado que ese cuarto de aseo esta adaptado para personas con movilidad reducida, cuando es materialmente imposible entrar con silla de ruedas? ¿En que laboratorio se hacen las pruebas de accesibilidad? ¿Donde ha ido el dinero destinado a hacer accesible el tren EUROMED? ¿Quien se ha lucrado por ello? ¿Alguien va a hacer algo?.

Valencia, 21 de agosto de 2005

Guardar