Carta de Vicente Valero a las administraciones educativas

Señoría:

Soy una persona discriminada por su diversidad funcional, por cuanto preciso importantes apoyos personales para las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria y no cuento con ellas.

Dicho lo anterior el motivo de este correo es transmitirle mi estupefacción por un hecho que me ocurrió ayer y que no acierto a comprender la fundamentación del mismo.

Resumiendo. Ayer mi hija se puso a cumplimentar la solicitud de beca del MEC para la universidad. Cumplimentó todos los apartados y cuando pulsó “verificar”, la web le informó de que había cuatro errores en la cumplimentación. Fue comprobándolo y efectivamente, el ordenador tenía razón. Pero… llegó el punto de la discapacidad, en el apartado correspondiente mi hija había puesto en la casilla que computaba los miembros de la unidad familiar con más de 65% de discapacidad un dos (mi esposa y un servidor).

Repasamos el formulario miramos las casillas, hice sacar a mi hija los certificados de discapacidad para cerciorarme de que no éramos unos “sin papeles”.. Intenté levantar la mano para rascarme la barbilla, la mano no obedecía, decididamente discapacitados éramos mi mujer y yo, aunque el ordenador nos dijera que no.

Tuvimos que desistir y leer la letra pequeña con detenimiento, vamos la orden de convocatoria. Tras lectura atenta y minuciosa vi que el art. 13.2 habla de una deducción por discapacidad del solicitante, sus hermanos o hijos. Los padres discapacitados del solicitante no dan derecho a deducción alguna. Pero… el hecho de que los padres no demos derecho a deducción no significa que no seamos discapacitados, aunque la aplicación no lo admita. Pregunta a cada miembro de la unidad familiar si es discapacitado o no y luego cuantos miembros de la unidad familiar son discapacitados a los efectos de reducciones, en ese caso será cero si los padres no computan, pero discapacitados lo somos.

Volvió mi hija a cumplimentar la solicitud y mintió, sí, sí, mintió. Cuando la aplicación le pregunto si los padres eran discapacitados puso NO. ¿Se avergonzaba de nosotros? En el impreso ponía: “Que quedan enterados/as de que la inexactitud de las circunstancias declaradas dará lugar a la denegación o revocación de la beca o ayuda.”

. La incertidumbre se apoderó de ella, le había dicho a la aplicación que sus padres no tenían discapacidad porque no lo admitía y luego le decía que si cometía alguna inexactitud se le denegaría la beca.

Al final se nos ocurrió poner en recuadro de observaciones: “Ambos progenitores tienen reconocido un grado de discapacidad superior al 65% y necesidad de ayuda de tercera persona.” Confiamos en que no sea una aplicación la que interprete el impreso de petición de beca, porque este caso ha hecho retrotraerme a la primera vez que presenté una solicitud de beca cuando me matriculé en la universidad, en tiempos en que el rey no era rey. Acompañaba a mi solicitud de beca el certificado de subnormalidad y el funcionario del registro se negaba a admitir la solicitud porque entendía que yo no podía alegar que era subnormal, para pedir una beca universitaria. Yo le dije que si el Ministerio de Educación me había expedido un certificado de haber superado el selectivo y el Ministerio de Interior otro en el que decía que era subnormal no era culpa mía el que los subnormales en España pudiéramos ir a la universidad. Me concedieron la beca.

Volviendo al asunto presente le ruego que considere la circunstancia que da motivo a que la discapacidad de los padres no sea admitida en la cumplimentación informática de los impresos de solicitud de beca de estudios del Ministerio de Educación. Yo pienso que puede ser que nadie se crea que dos personas con una gran necesidad de apoyos personales puedan casarse, superando las innumerables trabas que la administración pone y los pocos recursos de que disponen, pero mi mujer y yo no sabíamos que el ordenador tendría el criterio de que era imposible criar una hija siendo dos personas con una gran discapacidad. Prueba de las trabas es el hecho de que la discapacidad de los padres no compute, cuando la situación objetiva de discapacidad origina las mismas necesidades independientemente del miembro de la unidad familiar que la disfrute.

Si emprende alguna iniciativa le agradeceré que me lo haga saber.

Un saludo

Vicente Valero

Acerca del Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*