DHY! es una herramienta para el seguimiento del respeto a los Derechos de las Personas con diversidad funcional y el cumplimiento de la aplicación de la Convención de las Naciones Unidas.

Lo que se viene llamando "Tirar el dinero"

Cartel electrónico en la calle informando sobre el nivel del öxido de azufre

Vagón de cola

Juan José Maraña

Comienzo a escribir esto mientras viajo en el tren después de muchos, muchos años en que lo hice por última vez, sin contar otro intento fallido imposibilitándoseme entonces ir a Córdoba. Insensato, trato de hacerlo usando un teléfono móvil, una locura capaz de hacer retorcerse los nervios del más calmado.

Hoy regreso a Galicia tras dar una charla en Sevilla en la que como en otras, sin megafonía apropiada, he debido pedir disculpas por mi apagada y cascada voz de ex-fumador compulsivo. Al menos no apareció esa tos boba que impone punto y coma a mis largas parrafadas, consecuencia de una garganta reseca que me obliga a detenerme.

Peligrosa asimilación del mal a la salud mental

Mujer encerrada con camisa de fuerza

Reciente y no tan recientemente se han venido produciendo actos llenos de maldad difícilmente justificables. En sucesos como los que voy a enumerar a continuación se amparan leyes, decisiones ajenas al sujeto y costumbres más o menos ancestrales para privar a gente de su status de ciudadanía. En muchas ocasiones estas arbitrarias actuaciones se dan por la impertinente e indecorosa asimilación del mal, de la maldad, con la enfermedad mental o trastorno de la salud mental.

Tu, no eres su voz

Tras ver el vídeo que circula de Soy tu voz, y tras la indignación que me ha provocado, no he podido resistir escribir a los políticos que se alzan como su voz. Os dejo la carta por si alguien se anima, y cómo hacersela llegar a Rajoy y Sánchez.

Estimado Sr. :

Resistir en otros lenguajes

No dejo de sorprenderme por el tremendo potencial transformador -desaprovechado, por otra parte- que tienen las personas para recomponer la realidad que nos perturba y que hay que desnaturalizar.

Alí estarei, por Suso Durán y Olga Lalín

Un discriminado habla en la radio

Antigua radio

Recientemente mi asistente personal y yo acudimos a un centro residencial para que nos entrevistaran en una especie de taller de radio o radio comunitaria que la asociación de personas con parálisis cerebral tiene. Habíamos sido invitados con antelación y no tuvimos demasiados problemas para encontrar el lugar.

El perverso olor a discriminación

Basura apilada

No tomarás la justicia por tu mano

En apoyo a Manuel y Eva, y con ellos a todas las familias que luchan para que se reconozca el derecho de sus hijos a aprender y participar en las aulas comunes.
[por Gerardo Echeita Sarrionandia e Ignacio Calderón Almendros]

'Fotografía de Luana Fischer Ferreira

Actuar para que la suma de la opresión no seas tú

Mujeres del País Vasco en una marcha del Foro de Vida Independiente'

Hablar de la existencia de la violencia sutil sobre las mujeres con diversidad funcional parece obligar a explicar lo que se siente y se percibe. A convertirlo en una situación concreta y repetitiva, potencialmente agresiva y visible para cualquiera.

La existencia de este tipo de violencia que se desliza en la transversalidad, más honda en la actualidad, ahora que se habla de interseccionalidad, cuando no es vivencial o cuando cuesta verla, plantea un pequeño reto personal para poder ser vista en lo que se expone;

Reducir el frenético ritmo de lo que ya sabemos y mecanizamos, para darnos cuenta de la violencia del lenguaje, de la importancia de nuestros gestos, de la agresividad de lo “normal” y del poder de lo que ya es “como siempre ha sido”, porque es en lo cotidiano, en lo que parece inevitable hacer o decir, donde se instala la violencia sutil que nos sitúa en el tablero frente a las otras para jugar a vivir.

Distribuir contenido