DHY! es una herramienta para el seguimiento del respeto a los Derechos de las Personas con diversidad funcional y el cumplimiento de la aplicación de la Convención de las Naciones Unidas.

Sin elección ni control

Cartel con la leyenda: Prohibido salirse del camino

Cada cosa llega en el momento apropiado, y después de un trabajo descomunal de razonamiento, favorecido por un estado lamentable de nuestra situación económica, parece que las administraciones públicas por fin empiezan a sustituir el modelo de la dependencia residencial por un modelo supuestamente de vida independiente basado en la asistencia personal. El negocio de las residencias parece que toca a su fin.

Minándole la moral a los "anormales"

Presos de Guantánomo caminando

Hoy quería escribir sobre algunas peripecias que me han pasado últimamente y que nos pasan a los "anormales" a menudo, pero me he puesto a mirar que si el facebook, que si el twitter, hacer un par de llamadas telefónicas, luego se me ha ido un rato el santo al cielo y ahora que quiero ponerme ya casi es la hora de que mi asistente personal se vaya. Vaya, vaya. Así que intentaré ir rapidito y al grano.

La comunicación está en el corazón de ser humano

Corazón rosa

Extracto de un artículo original de Jenny Morris

Esta entrada se escribe como parte de la campaña de las redes sociales #107días, que empezó después de que Connor Sparrowhawk, un adolescente de 18 años con dificultades de aprendizaje, muriera en una unidad de tratamiento y diagnóstico. Se trataba de una “muerte evitable”, según un informe independiente, a pesar de que el joven tenía epilepsia, se le dejó desatendido en un cuarto de baño en el que se ahogó. En otra ocasión escribí acerca de este asunto. Los 107 días de esta acción terminarán en el aniversario de su muerte, el 4 de Julio, e incluye algunos actos y escritos acerca del objetivo de esta campaña dirigida a “inspirar y compartir acciones positivas que se están realizando”.

Veda abierta contra personas por su funcionamiento

Linchamiento

En los últimos días he visto varias noticias referentes a la discriminación de la que somos objeto por funcionar de modo anormal que me hacen pensar que existe una escalada a nivel global en contra de quienes, necesitando apoyos generalizados externos, hemos decidido llevar una vida digna, lo más independiente posible y basada en la asistencia personal y otros apoyos establecidos por la legislación vigente o que necesitan elaborarse con mayor precisión.

Desdén politico para paliar las desigualdades de las personas con diversidad

Duelo a Garrotazos

Recuerdo que hace uno o dos años, dando una charleta en la Universidad de Granada le pregunté a la audiencia, en su mayoría personas en desventaja por su funcionamiento, que cuáles y dónde residían sus derechos. La respuesta casi unánime consistió en un montón de caras que me permitían intuir que yo estaba hablando en chino. Sin embargo, hubo un par de manos que se alzaron con más o menos timidez para contestar. Las bocas que iban unidas a dichas manos pronunciaron las palabras, "nuestros derechos están incluidos en la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia”. Evidentemente, nadie dijo las palabras mágicas “Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad", que hubieran sido más apropiadas. Por cierto, dicho tratado internacional firmado y ratificado por España en 2.008 no quita ni añade ningún derecho a los que ya existían desde 1.948 en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

El Abismo de Helm o Metrovalencia

Cartel con la leyenda 'Asientos reservados'

Dulcinea llegó a casa desencajada, se había visto mordida y arrastrada por el tranvía al intentar subir al de la línea 4 (Mas del Rosari-Doctor Lluch). La altura y separación del andén impedían que la rueda delantera de la silla subiera. La situación era peligrosa puesto que sabía que de intentar dar marcha atrás tenía todos los boletos para que las ruedas se atascaran en el hueco y se fuera de morros. En esas estaba cuando la puerta del vagón se cerró y salvó el pie porque las puertas se unen con unas bandas de goma que no cizallan el pie.

Leyes contra la diversidad heredadas de Jim Crow


En prisión

Supongo que a estas alturas se conocerá lo que eran y supusieron las leyes de Jim Crow y la forma de vida que propugnaban. En breve, eran una serie de normas estatales y locales en los Estados Unidos que segregaban y excluían de la sociedad a los ciudadanos negros, o de raza negra, o subsaharianos, o afroamericanos como ellos allí se designan y es lo políticamente correcto. Estas normas totalmente aceptadas estuvieron vigentes desde los años 90 del siglo XIX hasta finales de los 60 del siglo XX. Algunas de estas normativas separaban a negros y blancos en los transportes públicos, las viviendas eran diferentes, algunas costumbres desembocaban en la existencia de aseos diferentes para personas de color oscuro y de color claro, y así vino sucediendo hasta un movimiento de liberación promovido por las propias personas implicadas.

La inexistente superación social de la discriminación por "anormalidad"


Superman

Este fin de semana he leído con detenimiento y atención una nueva historia de un chico paralítico de nacimiento y cuyo afán de superación le ha llevado a alcanzar metas para muchos impensables. En ocasiones estas narraciones de lucha y superación personal nos hacen ver una parte de la realidad que no se corresponde con la otra. Y cuando hablo de “en ocasiones” quiero decir “casi siempre”. La proliferación de historias de este tipo llegan a convertirse en un auténtico fastidio frente a la invisibilización de la otra cara de la moneda, de quienes no se plantean subir al monte más alto ni correr más rápido que nadie sino simplemente convertirse en un ciudadano de pleno derecho que pueda desarrollarse y desarrollar su vida sin la constante necesidad de demostrar nada a nadie.

El salvaje repago de la diversidad


Chimpacé armado con una pistola [Clic para ampliar la imagen]

Fíjense sí soy joven (y guapo, que todo hay que decirlo) que la primera vez que escuché hablar del llamado copago, que por aquel entonces algunos ya llamaban repago, se implantó por primera vez cuando se aprobó la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia en 2.006. Pero entonces parece que caían billetes de 500 euros del cielo o que las personas anormales no importaban a nadie y se veía el repago como algo lógico.

El DJ, la discoteca y los diversos con parálisis cerebral

Lobo enseñando los dientes

El día 2 de Agosto, en su edición impresa, leí en El Ideal de Granada que en una discoteca de Almuñécar, el DJ había expulsado del lugar a un grupo de personas con parálisis cerebral que habían ido allí a tomarse un refresco. Aunque cada verano desde hace tiempo vengo leyendo historias similares (un año fue un grupo de personas con síndrome de Down, otro fue un grupo de personas ciegas) este año el remate final fue el burdo argumento que utilizó el pinchadiscos. Más o menos, el tipo venía a decir que él nunca haría algo así porque el mismo era una persona anormal. Es cierto, pues tiene un brazo más corto que el otro. De hecho tiene reconocido un 58 por ciento de discapacidad.

Distribuir contenido