Eficiente máquina de rapiñar a “minusválidos”

ARGENTINA. La fiscal de Estado “Estrella Corrupción” Zabala no deja de sorprender con sus abusos y ahora rapiña con el sector más vulnerable e indefenso de la sociedad: el de los minusválidos. No le tembló el pulso ni titubeó por el blanco de su accionar para cobrarle al Estado la suma de $4.403. Con su accionar, negó a cuatro desamparados la posibilidad de mejorar un poco sus vidas al reclamar beneficios sanitarios, establecidos constitucionalmente.

Hoy pese a los grandes titulares y anuncios del gobierno, los discapacitados no reciben la cobertura que por Ley tienen derecho; sólo reciben migajas. Un Estado canalla es lo que existe en Formosa, sin lugar a dudas. Es el que le niega a sus habitantes uno de sus derechos fundamentales, que es el derecho a la vida… a una vida digna. Y cuando hablamos de discapacitados nos estamos refiriendo al derecho a la vida digna de los que más necesitan, las personas con discapacidad.

La fiscal de Estado de nuestra provincia, “Estrella Corrupción” Zabala, es la funcionaria que les niega sus derechos en los reclamos judiciales, con frases poco dignas de una mujer.

A una madre le negó el derecho de que el Estado asista a su hija de 35, que no pude moverse y necesita que la bañen, le cambien pañales y la alimenten. Durante 35 años esta anciana la cuidó y ahora, que necesita que el Estado cumpla con su obligación se queda sin lo que necesita. A la fiscal de Estado le regulan $629 en concepto de honorarios.

Después vino el caso de Federico, un joven que sufre una extraña enfermedad, en la cual no domina sus impulsos. Necesita que lo cuiden constantemente; no puede higienizarse, no puede comer solo, no habla. “Estrella Corrupción” Zabala le negó el derecho. A la fiscal de Estado le regulan $1258 de honorarios. Hoy pese a tener una orden judicial favorable el IASEP no cumple con todo lo ordenado.

También está el caso de Magui, una niña de solo 5 años; padece “Mielomeningocele e Hidrocefalia Valvular con Instestino y Vejiga Neurogénicos”. En sus pocos años de vida sufrió más que la mayoría de los adultos, la operaron varias veces y necesita tratamiento permanente en la ciudad de Buenos Aires. Sus padres solicitaron al Estado lo que por ley le corresponde, entre varias otras cosas que los traslados a Buenos Aires sean en avión, porque Magui necesita que le pongan la sonda varias veces por día y en un viaje en colectivo sería muy complicado.

La corrupta fiscal le negó todos los derechos. La niña viaja en colectivo, sus padre le introducen la sonda en la oscuridad y en movimiento. A la fiscal de Estado le regulan otros $1258 de honorarios.

Después está el caso de Isidora, una señora de 60 años que padece Condrodistrofia e Hipoacusia Bilateral. Esta enfermedad le impide manejarse por sí sola y necesita quien la asista. Su hermana, que es mayor y tiene muchos problemas de salud, no puede hacerlo sola porque no le da el cuerpo. Por lo que pidió al Estado que cumpla con las leyes de discapacidad y le envíen un cuidador domiciliario. “Estrella Corrupción” Zabala, le contesta que no tienen personal que se pueda ocupar de ella, y a cambio le ofrece internarla en un hospital.

La internación sería de por vida, porque la enfermedad de esta mujer no tiene cura….O sea, que esta señora sería separada de su familia y recluida en un hospital. Isidora pierde a su familia y su libertad y a la fiscal de Estado le regulan otros $1258 de honorarios.

Por evitar que el Estado cumpla con las leyes y con una de las principales razones de su existencia, la Zabala se alzó con $4.403. No le importó el tremendo daño que causó a estas familias ni las consecuencias inmediatas que seguramente será la disgregación y traumas irrecuperables. Ella cumple bien su rol de defender al Estado. Claro es necesario aclarar que lo hace para beneficio propio y del séquito que la trajo y mantiene.

16/10/2009. FUENTE: OpinionCiudadana.com.ar