Una guía ayuda a los periodistas a informar sin discriminar

Las noticias sobre desalojos son habituales en la información relacionada con la comunidad gitana. [Clic para ampliar la imagen]

Las noticias sobre inmigración suelen asociarse a aspectos negativos que contribuyen a construir un miedo social en relación con los migrantes. Los profesionales necesitan formación específica para tratar la discapacidad con propiedad. Los medios son los responsables más directos de la construcción de un imaginario social en el que la comunidad gitana aparece vinculada con el mundo de la exclusión social, cuando no directamente de la delincuencia.

Con estas tres premisas como punto de partida, la Red Gallega contra la Pobreza (EAPN) y la Asociación Gallega de Reporteros Solidarios (AGARESO) han decidido difundir entre los profesionales de los medios de comunicación un manual de estilo que les ayude a ejercer su trabajo de una forma más responsable y luchar contra la discriminación de tres colectivos en riesgo de exclusión social: la comunidad gitana, las personas con alguna discapacidad y los ciudadanos migrantes.

La ‘Guía de Estilo para Periodistas: ¿Cómo informar de colectivos en riesgo de exclusión?’ recoge las conclusiones de un seminario que bajo el título ‘¿Es la pobreza noticia?’ reunió en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) a comunicadores en activo y especialistas del tercer sector para analizar la cobertura periodística actual de los tres colectivos citados.

La jornada de trabajo práctico sirvió para detectar errores y proponer mejoras en el tratamiento que reciben día a día las informaciones relativas a las personas en riesgo de exclusión social y tuvo como resultado la edición de la guía que en las próximas semanas empezará a repartirse entre todos los medios de comunicación de Galicia con el fin de convertirse en una herramienta útil y de fácil manejo que los periodistas tengan al lado de su ordenador cuando aborden una noticia.

Los responsables de su autoría explican que su intención no es que el manual quede guardado en un cajón al lado de las múltiples publicaciones sobre buenas prácticas periodísticas que se editan cada año, sino que pase a ser un documento de uso diario. Para ello, han optado por sintetizar sus recomendaciones y darle un carácter práctico con ejemplos de qué se debe o no decir para ayudar a ejercer el periodismo de una forma responsable.

Corregir defectos

La guía está pensada para corregir defectos, despejar dudas y afianzar buenas prácticas a la hora de hacer comunicación sobre la migración, la discapacidad o la realidad gitana y ayudar a un periodista que a la hora de escribir una noticia sobre el fenómeno migratorio dude si referirse a su protagonista como ‘ilegal’ o con el término correcto: ‘persona en situación irregular’.

Un diseño de líneas claras y consulta rápida explica a los periodistas que la emigración no es un una ‘amenaza’ o una ‘bomba de relojería’, sino una ‘oportunidad’ o una ‘contribución social y económica’ para la sociedad de destino. Aclara que las personas con una discapacidad física no son ‘impedidos’, ‘inválidos’ o ‘inútiles’. Recomienda que no se hable de ‘raza’, sino de ‘etnia’ gitana y que no hay ‘clanes’, sino ‘familias extensas’.

En definitiva, se trata de acudir a fuentes expertas y técnicas, abandonando prácticas perjudiciales como las frecuentes encuestas a pie de calle, que sólo reproducen prejuicios y discursos exculpatorios de la exclusión social y de, por ejemplo, dar la palabra a la comunidad gitana, incluso en noticias que no se refieren a ella, para normalizar su presencia en los medios.

Lucha contra los prejuicios

Los autores de esta guía sostienen que el ejercicio de la responsabilidad en la labor de los profesionales de los medios de comunicación pasa necesariamente por asumir que éstos actúan como principal referencia informativa y formativa de un importante sector de la sociedad. Por eso, en la medida en que los medios transmitan prejuicios y estereotipos negativos, se reforzarán los ya existentes entre su público o nacerán otros.

Así, los responsables, entre los que se encuentran especialistas de entidades como la Confederación Gallega de Personas con Discapacidad (Cogami), Galicia Acolle o la Fundación Secretariado Gitano, explican que aspiran a promover la toma de conciencia entre editores, profesionales y estudiantes de comunicación, pues están convencidos de que si los medios optan por difundir textos que obedezcan a un propósito de inclusión social y por darles voz a los sectores más olvidados de la ciudadanía, estarán creando entonces nuevos espacios para la convivencia.

Al respecto, el periodista y presidente de Agareso, Juan de Sola, explica que una de las metas de esta guía es ganar adeptos para la información social entre los profesionales de los medios porque vivimos en la era del Estado social, pero se informa muy mal sobre el campo de lo social. Luchar contra la pobreza también significa enriquecer la información sobre este ámbito.

Por su parte, el presidente de EAPN Galicia y director de la Fundación Secretariado Gitano, Santiago González, añade que “los estereotipos asociados a los colectivos en riesgo de exclusión los crea la sociedad misma, pero los medios de comunicación tienen la responsabilidad de contribuir a que esos estereotipos no se consoliden”.

Pontevedra 04/04/2011. FUENTE: EL MUNDO.es